“El equilibrio justo entre dulce y amargo”

El licor de limón con un sabor contrastado entre dulce y amargo.

Lo fabricamos con limones de nuestros huertos, recogidos el mismo día de su maceración.

Para poder conseguir el punto justo de amargo los pelamos y quitamos toda la piel blanca, aprovechando tan solo la fina capa superior amarilla, que le da aroma y color, y la pulpa que proporciona el sabor intenso.

Este licor, así como el de mandarina, es ideal para servir después de comidas copiosas o pesadas ya que ayudan a la digestión y calman la sensación de empacho.

Recomendamos servirlos muy fríos o con un cubito.